Heimaey 1973. La erupción que cambió una isla

Islandia Heimaey Vestmannaeyjar

Islandia Heimaey Vestmannaeyjar

Heimaey es una isla situada frente a la costa sur de Islandia, es la mayor isla del pequeño archipiélago de Vestmannaeyjar, la única que está habitada, y está formada por erupciones del Holoceno, la última erupción anterior a 1973 fue hace unos 5000 años, que produjo un cono de unos 200 m. de altura llamado Helgafell. Esta isla fue colonizada en un principio por esclavos irlandeses que escaparon de los colonos escandinavos, convirtiéndose luego en uno de los principales puertos pesqueros al sur de Islandia.

Pero la tranquilidad de esta pequeña ciudad pesquera se vio alterada por completo, casi sin previo aviso a principios del año 1973, el 21 de Enero, sobre las 20:00 h. una serie de temblores se empiezan a registrar en los alrededores de Heimaey, captados por una estación sísmica que estaba a 60 km de la isla, no siendo sentidos por la población, en la madrugada del día 22 se localizan más de 100 temblores de escasa magnitud hasta las 11 de la mañana, a partir de ahí cesa la actividad, que se reanuda a las 23:00 horas de ese mismo día, y entre las 23:00 y la 1:34 del 23 de Enero, se registran 7 temblores a menor profundidad y más intensos, siendo el mayor de 2.7 en la escala Ritcher. Dado que en esa zona los temblores son comunes, nada hacía advertir a la población que podrían sufrir una erupción, y seguidamente y sin previo aviso, a la 1:55 horas del 23 de Enero, se abrió una fisura situada en la parte oriental de la isla, apenas a 1 km. del centro de la ciudad, esta fisura medía unos 300 metros, pero pronto se extendió a 2 km, recorriendola de Norte a Sur, incluso extendiéndose debajo del mar, de ésta fisura manaban interminables fuentes de lava de entre 50 y 150 metros de altura, que causaron el pánico a la sorprendida población, pronto la actividad se concentró en un punto a 0,8 Km. del antiguo cono de Helgafell, donde se empezó a construir el principal cono de escorias de esta nueva erupción, que más tarde sería bautizado por la población local, con el nombre de Eldfell, que en islandés significa montaña de fuego. Pronto los ríos de lava se extendieron hacia el Este, Norte y Noreste, formando una gran extensión que ampliaba la superficie de la isla y amenazaba en su avance, al puerto pesquero de la ciudad, algunos brazos de lava se dirigieron al interior de la ciudad, y junto a la acumulación de tefra, causaron la destrucción de unas 400 casas. La erupción provocó la evacuación casi total de la población de la isla en las primeras horas, gracias a disponer de un plan de emergencia y de evacuación para estos casos, la mayoría fueron evacuados por barco, y algunos por avión, con esta rápida evacuación, la mayoría de los 5300 habitantes estaban ya a salvo en solo 6 horas.

Una vez puesto a salvo a la población, la principal preocupación de las autoridades era intentar salvar el puerto pesquero y principal fuente económica de la isla, dado que el avance de la lava amenazaba con sepultar toda la bahía y cortar para siempre la entrada al puerto. Entonces se ideo una operación a gran escala sin precedentes, que consistía en bombear agua de mar en grandes cantidades para frenar el frente de lava. Se bombeó agua desde barcos, desde tierra e incluso extendiendo tuberías sobre la lava incandescente, que llevarían agua fría de mar en su interior, y gracias al apoyo de los Estados Unidos, que envió 32 bombas con un gran caudal, permitió frenar con éxito el avance de la lava hacia el puerto.

La erupción empieza a remitir su actividad a mediados de marzo, disminuyendo la cantidad de lava emitida, que a mediados de Abril era solo de 5 metros cúbicos por segundo, en Mayo la actividad era sobre todo submarina a varios km. de la costa y finalmente esta erupción llega a su fin a principios de Julio. El total de material volcánico emitido en éstos 5 meses se estima en unos 0,25 km cúbicos, y la extensión total ocupada por esta erupción en unos 2,5 Km. cuadrados, lo que supone un 20% de nueva superficie en la isla.

La isla puso en marcha un plan de regeneración y reconstrucción de la parte afectada de la ciudad, se aprovechó la tefra caída para construir unas 200 casas nuevas y ampliar el aeropuerto, además se crearon plantas geotérmicas para aprovechar el calor residual de las coladas, produciendo agua caliente y unos 40 megavatios de energía eléctrica. La entrada al puerto quedó mejor protegida con el frente de lava que casi lo destruye, convirtiéndose en el principal puerto pesquero del país, en 1975 la gran mayoría de la población ya había vuelto a la isla.

Islandia Heimaey Vestmannaeyjar

Islandia Heimaey Vestmannaeyjar

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us