Islas Salvajes – Las hermanas salvajes de Canarias

Sólo a 170 kilómetros de las Islas Canarias se encuentran otras islas volcánicas mucho más desmanteladas por la erosión: las Islas Salvajes. Son un conjunto de tres islas, aunque dos de ellas, las más pequeñas se hallan unidas en su parte subárea: Salvaje Pequeña y la Salvajita. La tercera y más grande con algo más de dos kilómetros de largo es Salvaje Grande. En ella se encuentran también las alturas mayores del conjunto insular en sus tres conos volcánicos: Pico Atalia (154 m de altura), Pico Tornozelos (137 m de altura) y Pico del Infierno (107 m de altura)

mapa salvajes

Estas islas salvajes lo estuvieron por muchos siglos sin que ninguna corona impusiera su soberanía. A pesar de que la distancia con las Canarias (Punta de Anaga, Tenerife) es mucho menor que con las Madeira, fue un navegante portugués, Diogo Gomes, el que en 1460 puso en manos de la corona portuguesa dicho territorio salvaje y estéril como él mismo las describió: “ilha chamada Sevagem é estéril, ninguém habita nela, nem ten árvores nem águas correntes”.

Islas Salvajes mapa están más cerca de Canarias

A pesar de ser portuguesas, la vinculación de Canarias con este pequeño archipiélago fue notable en épocas pasadas con actividades como la explotación de la barrilla para la obtención de la sosa, la recolección de la orchilla muy cotizada por su tinte púrpura, la caza de pardelas para extraerles el medicinal “aceite de pardela” y la pesca con salazón de peces como la vieja que no eran del gusto de los portugueses. Además, en cuanto a la vegetación y la fauna, estas islas tienen grandes afinidades con nuestro archipiélago. Todas las especies que actualmente creen en las Salvajes, excepto endemismos de estas islas como la tabaiba Euphorbia defoliata exclusiva de la Salvajita, también las encontramos en el Archipiélago Canario.

En cuanto los aspectos climáticos, tienen también la influencia de los alisios, borrascas y el “tiempo sur” africano. Es cierto, que por las alturas de estas islas, los vientos alisios no pueden beneficiar con su “mar de nubes” y su precipitación posterior como a las más occidentales canarias, pero sí que influyen en que su clima sea fresco todo el año.

Cuenta una leyenda que unos piratas franceses que encallaron en Salvaje Grande, escondieron el botín que traían en el barco para recupéralo más adelante. Pero los piratas nunca más volvieron a las islas pues fueron apresados por navíos españoles y condenados a muerte. Nadie ha encontrado jamás el tesoro.

Nuestras hermanas salvajes son Reserva Natural desde 1971 y para poder visitarlas es necesario solicitar un permiso al gobierno Regional de Madeira, quien las gestiona. Para controlar las actividades que se ejercen en ellas, viven unos guardas, los únicos pobladores de estas islas.

 

Aspectos Geológicos

Este conjunto de islas, islotes y afloramientos rocosos constituye la parte emergida de un solo edificio volcánico, cuyos cimientos se encuentran a unos 3.500 metros de profundidad. Se piensa que emergieron a finales del Oligoceno, hace más de 22 millones de años, aunque no hay dataciones precisas.

Salvaje Grande es la mayor de las islas (4,5 km²). Su estructura, además de las alturas de los 3 picos mencionados al principio, es de meseta llana por arriba con laderas muy pendientes hacia el mar (foto 2). Desde esta isla se puede ver el Teide cuando está muy despejado. Su costa está muy erosionada y está mayoritariamente acantilada con excepciones como la bahía Enseada das Cagarras es donde se alojan los guardas. El basamento de la isla es un complejo aglomerado de tobas compactas con rocas volcánicas fonolíticas y plutónicas, atravesado por diques y pitones fonolíticos y basálticos. Sobre esta matriz que se eleva unos 70-80 metros sobre el nivel del mar, existe un estrato de materiales calcáreos miocénicos de varios metros de espesor con diversos fósiles, tanto terrestres como marinos. La parte superior de la isla está cubierta por piroclastos y coladas basálticas de antiguas erupciones submarinas, y de otras de origen más recientes procedentes de los conos desmantelados de la isla: Atalaia, Tornozelos e Inferno.

Salvaje grande

Foto: Salvaje Grande con su forma de meseta.

Las dos islas más pequeñas: Salvaje Pequeña (0,3 km²) y Salvajita (0,1 km²) son más bajas y están cubiertas en su mayor parte por arenas orgánicas de origen marino.

Salvaje pequeña

En Salvajita apareció un fósil nuevo para la ciencia, su nombre específico está dedicado a D. Telesforo Bravo (Acanthina dontelei). Los estudios geológicos de este científico, con sus múltiples visitas a este archipiélago constituyen un pilar básico para el conocimiento científico de las Salvajes.

Fuentes:

Nº 6 de MACARONESIA, Asociación Amigos del Museo de la Naturaleza y el Hombre

Asociación Viera y Clavijo

Colección Aguayro, Universidad de Las Palmas

Entrevista a D. Telesforo Bravo

Palentología de las Salvajes, Museo de la Naturaleza y el Hombre

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us