La Gomera: Museo de domos volcánicos

Por Natalia Moreda.

 

La actividad eruptiva de La Gomera paró hace 2 millones de años lo que significó que el proceso de desmantelamiento haya sido imparable hasta ahora. Esto implica que la apariencia de la isla no sea volcánica como el resto de las islas canarias en cuanto estructuras bien conservadas de conos y coladas volcánicas.

Aún así,  juega a favor de poder estudiar estructuras que se formaron en el interior durante la época activa, ya que se encuentran erosionadas y expuestas al exterior. Si las Islas Canarias son un museo de los volcanes, La Gomera es un museo de domos volcánicos.

Paisajísticamente, los domos tienen una diversidad morfológica espectacular, pero su riqueza geológica lo es aún más. La evolución de los magmas basálticos de la última etapa eruptiva acabó en dos tipos distintos de diferenciados, unos traquíticos y otros fonolíticos; los primeros con más sílice y los segundos muy enriquecidos en sodio y potasio. Así, coexisten domos traquíticos con fonolíticos, muchas veces vecinos unos de los otros.  Estas variaciones reflejan unos procesos muy dinámicos en las cámaras magmáticas, no sólo en el tiempo, por su rapidez, sino también en el espacio: algunas pequeñas zonas aisladas de las cámaras debieron de enriquecerse en determinados elementos como el sodio y el potasio (muy solubles en los gases). Veamos algún ejemplo:

Roque Agando

Foto: Roque Agando. El Roque Agando tiene el núcleo traquítico y el borde fonolítico.

Roque Cano

Foto: Roque Cano. El Roque Cano está formado por traquitas.

290px-Los_Organos_La_Gomera

Foto: Los Órganos. Los Órganos está formado por traquitas.

fortaleza chipude

Foto: Fortaleza de Chipude. Este domo tiene su colada traquibasáltica pero su núcleo es traquítico.

 

Fuente:

“Los volcanes de Canarias. Guía geológica e itinerarios” Anguita, Márquez, Castiñeiras y Hernán.

Escriba una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contact Us